El valor que nosotros podamos aportar dentro de cualquier contexto productivo es lo más valioso que tenemos. Esto lo debemos cuidar, así que si automatizar hace restar valor es mejor no hacerlo. El marco EDANT facilita el análisis de tareas, discernir cuáles son las que debemos realizar nosotros y mantener nuestro valor dentro de un entorno productivo con una optimización máxima del tiempo.

Eliminar, Delegar, Automatizar y No Tocar

EDANT son las siglas de Eliminar, Delegar, Automatizar y No Tocar que define un marco de 5 reglas:

  • Marca una estrategia para mejorar nuestro tiempo productivo y gestionarlo mejor.
  • Facilita identificar y asignar categorías específicas a nuestras tareas.
  • Nos permite ser más efectivos en nuestro tiempo de producción liberándonos de tareas que no nos corresponden hacer.

Durante nuestro día a día o nuestra jornada productiva, normalmente tenemos que hacer muchas tareas y tenemos que pensar estrategias, formas de ser más rápidos, eficientes y sacarnos más trabajo de encima.

Este marco te ayudará a gestionar todas tus tareas de forma más efectiva. Esto te dejará más libertad y mejorar tu tiempo de producción para poder potenciar aquello que haces mejor, es decir, aportar valor al contexto productivo.

Lista de tareas

Como en todo proceso de negocio, trabajo o de productividad hay que pensar antes de actuar. En primer lugar debes hacer una lista de tareas en la que seas directamente responsables o en la que estés involucrados de alguna manera.

Cuando yo empecé mi primer negocio estaba solo y tenía que hacerlo absolutamente todo. Terminé la carrera y emprendí absolutamente solo, así que tenía una larga cola de tareas pendientes diarias. La única forma que tenía de liberar y optimizar el tiempo para sacarme de encima las tareas fue hacer una lista y asignar quién iba a hacer esta lista. Tenemos que ser conscientes de nuestros límites y que todo no lo podemos hacer, y además hacerlo bien.

Confecciona la lista ahora.  No busques que sea lo más detallada posible, debes buscar que sea lo más real posible. De esta forma podrás hacer una criba y podrás asignar a cada una de las tareas un tipo u otro de estrategia. De esto se trata EDANT.

Cuando tengas hecha la lista de todo aquello que debas hacer, divídela en dos columnas:

  • Titula la primera columna como “Valor”. Ahí debes poner todas las tareas que si las desarrollas tú vas a aportar o incrementar valor real dentro de tu contexto productivo.
  • Titula la segunda columna como “Delegar, Eliminar, Automatizar y No tocar”. Indica aquellas tareas que aunque puedan aportar valor no pasa nada si las eliminas, las delegas, las automatizas o siguen ejecutándolas las personas actualmente asignadas.

5 Normas para controlar tu tiempo

Ha llegado el momento de aplicar el lema principal “Eliminar, Delegar, Automatizar y No Tocar”. Este lema bien aplicado te va a ayudar a gestionar bien tu tiempo de producción. Se destacan 5 normas básicas que te ayudarán a organizar las tareas de la segunda columna e incluso deshacernos de ellas:

Norma nº1: Si tus habilidades son las que aportan valor no apliques Eliminar, Delegar, Automatizar y No Tocar. Es decir, si hicieras tú las tareas sin sobrecargar tu tiempo y esto aporta o incrementa valor en tu contexto productivo, entonces haz tú esas tareas. Así que estas tareas deberían estar en la primera columna. Si las has puesto en la segunda entonces debes moverlas a la primera.

Norma nº2: Si se puede automatizar no lo dudes ni un segundo, siempre y cuando no entre en incompatibilidad con la norma nº1. Reducirás el error humano y aumentarás tanto seguridad como efectividad. Automatizar no quiere decir que lo haga otra persona, debe haber un sistema tecnológico que sea el que procese la tarea sin que una persona intervenga. Esta segunda norma te ayudará a ganar mucho más tiempo, no para hacer más cosas, sino para que puedas concentrare con calidad en aquello que realmente te permite aportar valor.

Norma nº3: Si no se puede automatizar ni eliminar entonces delega la tarea. Delegarla quiere decir que impliques a otra persona, empresa o profesional y que haga lo que se supone que tú deberías hacer, siempre que no reste valor a esta tarea y el resultado sea perjudicial. Esta norma es aplicable en cualquier contexto del que tenemos poco conocimiento, del que a sabiendas vamos a ir más lentos que si la hace otro o otra persona va a hacer mejor el trabajo.

Norma nº4: Si no puedes delegar, no puedes automatizar y no puedes eliminar entonces no toques nada y sigue haciéndolo tú o la persona encargada. El marco Eliminar, Delegar y Automatizar está muy bien pero hay veces que no nos toca más que hacer el trabajo. Esto puede ser debido a que no tengamos suficientes recursos para automatizar o delegar, como por ejemplo que los servicios disponibles tengan un coste demasiado elevado, o que simplemente pierda demasiado valor que creas necesario si no realizas tú la tarea. Así que si no se puede eliminar, delegar o automatizar entonces no toques nada, déjalo todo igual y sigue ejecutando tú la tarea o la persona encargada, o ponte a aprender rápidamente los conocimientos necesarios para desarrollarla o lo que toque hacer para que se ejecute la tarea con éxito.

Norma nº5: Eliminar tareas prescindibles, siempre que los pasos o tareas asociadas sean también prescindibles. Desgrana cada una de las tareas posiblemente eliminables y analiza su necesidad real en tu contexto productivo. Si eliminarlas no resta valor al resultado final no lo dudes ni seas rencoroso, elimina la tarea y tendrás más tiempo para aumentar tu valor productivo.

 

Suscríbete a nuestra newsletter semanal