La automatización del marketing consiste básicamente en ejecutar tareas de marketing ya conocidas mediante tecnología y sin que interceda humano alguno.

En una revolución tecnológica los procesos y tareas existentes sufren alguna alteración. Puede que desaparezcan, puede que se modifiquen en parte o totalidad, puede que se simplifiquen, puede que se multipliquen o puede que se automaticen.

En el contexto del marketing la tecnología entendida como internet+computación ha permitido que el trabajo humano dedicado a unas tareas pase a centrarse en otras por delegación. Este foco de atención ha cambiado gracias a la capacidad automatizadora de la tecnología y no por el desinterés o pérdida de valor en las tareas. De esta forma esas tareas importantes pero tediosas o repetitivas que realizábamos los humanos han pasado a realizarse de forma más efectiva por la actual tecnología. En consecuencia beneficiosa, se ha ensanchado el embudo humano gracias a al uso de la tecnología de automatización de tareas, o lo que es lo mismo, a la automatización del marketing.

Objetivo de las tareas automatizadas

Las tareas automatizadas en marketing tienen un objetivo tan concreto como es el de conseguir que los leads -un cliente potencial ya registrado (registro)- o clientes realicen una acción en concreto. Esta acción puede que sea “realizar una compra”, puede que sea “pedir una muestra de un producto”, puede que sea “compartir un producto por las redes sociales” o puede que sea “escribir una reseña de algún tipo”.

En la automatización lo de menos es la acción final, lo importante es la tecnología que se usará para que las tareas se ejecuten sin la necesidad de gastar recursos humanos y ser más efectivos/productivos.

Beneficios de la automatización del marketing

Uno de los beneficios más evidentes de la automatización de las tareas y procesos de marketing es por supuesto la capacidad de liberar a las personas para poder centrarse en aspectos donde puedan aportar más valor.

Otro de los beneficios menos evidentes, pero no por ello menos importantes, es la capacidad de concurrencia y concatenación que multiplica exponencialmente el tratamiento de los leads y clientes:

  • Concurrencia: Representa la capacidad de ejecutar numerosas tareas a la vez, ya sean iguales o distintas.
  • Concatenación: Representa la capacidad de ejecutar una tarea detrás de otra, en un orden específico de dependencia, y de forma automática.

Supongamos un caso típico de captación de leads desde un blog. Ofrecer un contenido de calidad y gratuito es un atractivo para cualquier visitante interesado en la temática del blog visitado. Una posible automatización del marketing consistiría en “ofrecer un formulario para adquirir el email del visitante a cambio de enviarle el contenido gratuito”. La captación del email, guardado en una lista de correo y envío de un correo al cliente con el contenido son tres tareas que se pueden automatizar. Esta automatización reducirá recursos humanos y el blog será más efectivo por sí solo en la consecución de leads. Captar, guardar y enviar son tres tareas que se ejecutan concatenadas en un orden específico y que a la vez se están realizando tantas veces como usuarios están enviando el formulario para descargar el contenido gratuito.

Un paso más en esta situación supuesta es que una vez el visitante se ha convertido en lead -registro- se pueden automatizar y concatenar otras tareas para conseguir otros propósitos, por ejemplo enviarle una serie de emails a lo largo de un tiempo concreto para que accione algo específico -comprar, recomendar, compartir…-.

Suscríbete a nuestra newsletter semanal